Cuarta Semana de Cuaresma

DOMINGO

Lectura Breve

Hermanos, os rogamos y exhortamos en Jesús, el Señor, a que viváis como conviene que viváis para agradar a Dios, según aprendisteis de nosotros – cosa que ya hacéis, -- y a que hagáis vuestros progresos. Pues Dios no nos ha llamado a una vida impura, sino sagrada. Its 4, 1.7

Oremos

Que tus ángeles sean compañeros de camino de los que están de viaje, para que sean libres de todo peligro de cuerpo y de alma.

Unidos fraternalmetne, dirijamos al Padre nuestra oración común: “Padre Nuestro....

Señor Dios, que por tu Palabra hecha carne has reconciliado contigo admirablemente al género humano, haz que el pueblo cristiano se apreste a celebrar las próximas fiestas pascuales con una fe viva y con una entrega generosa. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

LUNES

Lectura Breve

El ayuno que yo quiero es éste: Partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo, y no cerrarte a tu propia carne. Is. 58, 6a. 7

Oremos

Perdónanos por haber ignorado la presencia de Cristo en los pobres, los sencillos y los marginados, y por no haber atendido a tu Hijo en estos hermanos nuestros..

Impulsados por el Espíritu que nos hace clamar: “!Padre!”, invoquemos a nuestro Dios: Padre Nuestro....

Dios nuestro, que renuevas el mundo por medio de sacra-mentos divinos, haz que tu Iglesia progrese por la celebración de estos sacramentos de vida eterna y no permitas que le falten nunca los auxilios necesarios para su vida terrena. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

MARTES

Lectura Breve

Grita a voz en cuello, sin cejar, alza la voz como una trom-peta, denuncia a mi pueblo sus delitos, a la casa de Jacob sus pecados. Consultan mi orácu-lo a diario, muestran afán de saber mis caminos, como si fueran un pueblo que practi-cara la justicia y no hubiesen abandonado los preceptos de Dios. Is 58. 1-2a

Oremos

Que tu Espíritu Santo nos asista, para que seamos testigos de tu verdad y de tu bondad ante los vacilantes y equivocados. Concédenos vivir más profundamente el misterio de Cristo, para que podamos dar testimonio de Él con más fuerza y claridad.

Que el Espíritu que habita en nosotros y nos une en su amor nos ayude a decir: Padre Nuestro....

Señor, que las saludables prácticas de la Cuaresma dispongan los corazones de tus hijos, para que celebren dignamente el misterio pascual y extiendan por todas partes el anuncio de tu salvación. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

MIÉRCOLES

Lectura Breve

Así dice el Señor de los ejércitos: “Convertíos a mí, y me convertiré a vosotros. No seáis como vuestros padres, a quien predicaban los antiguos profetas: “Así dice el Señor: Convertíos de vuestra mala conducta y de vuestras malas obras”, pero no me obede-cieron.” Za 1, 3b-4b

Oremos

Dirige, Señor, el sentir de los pueblos y la mente de sus gobernantes por los caminos de tu voluntad, para que procuren con empeño el bien común.

Ya que por Jesucristo somos hijos de Dios, digamos confiados a nuestro Padre: Padre Nuestro....

Señor Dios, que premias los méritos de los justos y concedes el perdón a los pecadores que se arrepienten y hacen penitencia, escucha benignamente nuestras súplicas y, por la humilde confesión de nuestras culpas, otórganos tu perdón. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

JUEVES

Lectura Breve

Nosotros, Señor, somos tu pueblo y tu heredad; que tus ojos estén abiertos a las súplicas de tu siervo y a la súplica de tu pueblo Israel, para escuchar todos sus clamores hacia ti. Porque tú nos separaste para ti como herencia tuya de entre todos los pueblos de la tierra. Cf. IR 8, 51a, 52-53a

Oremos

Celebremos la bondad de Dios, que por Cristo se reveló como Padre nuestro, y digámosle de todo corazoón: Acuérdate, Señor, de que somos hijos tuyos.

Invoquemos a Dios Padre con la oración que nos enseñó Jesús: Padre Nuestro....

Padre lleno de amor, concédenos que, purificados por la penitencia y santificados por la práctica de buenas obras, sepamos mantenernos siempre fieles a tus mandamientos y lleguemos libres de culpa a las fiestas de la Pascua. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

VIERNES

Lectura Breve

Inclinad el oído, venid a mí: escuchadme y viviréis. Sellaré con vosotros alianza perpetua, la promesa que aseguré a David. Is 5, 3

Oremos

Tú que convertiste el madero de tu cruz en árbol de vida, haz que los renacidos en el bautismo gocen de la abundancia de los frutos de este árbol.

Como Cristo nos enseñó, pidamos al Padre que perdone nuestros pecados, diciendo: Padre Nuestro....

Señor Dios, que nos proporcionas abundantemente los auxilios que necesita nuestra fragilidad, haz que recibamos con alegría la redención que nos otorgas y que la manifestemos a los demás con nuestra propia vida. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

SÁBADO

Lectura Breve

Yo reprendo y corrijo a cuan-tos amo. ¡Ánimo, pues, y arrepiéntete! Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno escucha mi voz y me abre la puerta entraré en su casa, cenaré con él y él conmigo. Ap 3. 19-20

Oremos

“Por mi vida – dice el Señor --, no me complazco en la muerte del pecador, sino en que cambie de conducta y viva.”

Pidamos al Padre que nos libre de todo mal, repitiéndo la oración que Cristo nos enseñó: Padre Nuestro....

Señor, que tu amor misericordioso dirija siempre nuestros deseos y actividades, pues sabemos que sin tu ayuda no podemos complacerte. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

 
 
Imprimir esta pagina